Tu empresa transparente, un antídoto contra los chismes de oficina

[foto de la noticia]

Al principio, ser una compañía transparente puede resultar relativamente fácil, porque al crear tu start up cuentas con un número reducido y selecto de empleados y colaboradores. Cuando tu nueva empresa crece, ser transparente se complica, y llega la opacidad, la desinformación, los rumores y la incertidumbre.

Mantener la política de claridad y comunicación de los primeros tiempos en tu start up supone un seguro contra el caos, fortalece la colaboración y es un impulsor de la creatividad que sirve como caldo de cultivo a los emprendedores internos que trabajan en tu compañía.

Lo que quieren los empleados, básicamente, es transparencia y que les digas la verdad. Que los trates como a personas, sobre todo en el caso de las jóvenes generaciones, los Y, Millenials y Nexters, que son protagonistas de un nuevo escenario de convivencia de gente de varias edades en las compañías.

La transparencia se configura como un valor emergente en un momento crucial para mantener a los empleados motivados, para seleccionar sobre la base de la capacidad que se tiene para ser optimista y para adaptarse al cambio.

La transparencia, especialmente en los peores momentos, refuerza tu posición y tu credibilidad y te asegura el liderazgo visionario: has creado una empresa y tus empleados han confiado en ti, pero deben de seguir haciéndolo.

Sinceridad Los profesionales más jóvenes que has decidido contratar exigen estar seguros de que sus jefes son competentes en su trabajo; que dan suficiente responsabilidad, autonomía y, sobre todo, que son sinceros. Esto no debe extrañarte: las jóvenes generaciones han nacido en la era de la información y saben cuándo no es cierto lo que se les está diciendo.

Aunque lo que se les tenga que comunicar no sean buenas noticias, necesitan saberlo; no hay nada más desmotivante para ellos que la inconsistencia entre las palabras y la realidad, o una promesa no cumplida.

* En una empresa transparente los empleados saben más unos de otros. Esto permite que las relaciones entre los profesionales que trabajan en tu compañía maduren más rápido, y que se eviten malentendidos que pueden llevar a tensiones innecesarias. En este entorno se resuelven los problemas mucho más rápido.

* La transparencia es un factor unificador para tu start up, y favorece el trabajo en equipo y la colaboración. Como fundador de empresas, es bueno que sigas el camino de los líderes que son capaces de discutir abiertamente sobre las fortalezas y debilidades de la gente con la que trabaja. Eso permite compartir perspectivas y opiniones, y encontrar fórmulas creativas para descubrir las soluciones más eficaces a los problemas.

* La transparencia, especialmente en los peores momentos, refuerza tu posición y credibilidad. Debes mantener el liderazgo visionario propio de alguien con carisma que pueda guiar a la organización. En ese sentido, eres el jefe que comunica. Invierte un tiempo en reflexionar y decidir sobre qué quieres hacer, cómo quieres que la gente lo haga, para quién lo haces y, sobre todo, por qué lo haces.

* Recuerda que sobre todo las jóvenes generaciones necesitan confiar en sus jefes, y la credibilidad de quienes mandan depende de su capacidad para mantener informados a sus empleados para que se sientan escuchados y sepan que pueden acudir a sus superiores cuando lo necesitan.

* Parece claro que la eficacia en la resolución de problemas, la capacidad para construir equipos y el desarrollo de auténticas relaciones de confianza dan lugar a unos niveles mucho más altos de desempeño.

Antídotos contra los rumores y chismes de oficina La falta de transparencia es el mejor caldo de cultivo para la rumorología y los chismes, un auténtico virus para la mentalidad start up y uno de los factores más tóxicos que pueden darse en una compañía. Los rumores ocupan el lugar que no cubre la información, y la comunicación informal existe y existirá en las organizaciones. Los rumores internos se consideran como la fuente de comunicación de la compañía con más credibilidad, porque en lo que más cree la gente es en lo que se escucha por los pasillos y en lo que sale en la prensa, antes que en los boletines y en la comunicación interna de la empresa.

* Lo primero que debes tener en cuenta es que el estado ideal de “rumor cero” en una organización es prácticamente imposible. Hay maneras de convivir con este problema o minimizar su impacto y consecuencias.

* Puede parecer increíble, pero el rumor bien usado puede llegar a ser incluso beneficioso en términos de comunicación interna, para lanzar o recibir información que no circula por los cauces oficiales, o para aflorar ideas o innovaciones que tampoco seguirían las vías comunes de la compañía.

* Ciertos empleados tienen un liderazgo que no va con su función y responsabilidad. Pueden ser líderes de opinión capaces de impactar en los demás. Es conveniente para tu start up que sepas quiénes son y qué transmiten. Pueden ser una fuerza positiva. Si esos líderes de opinión son constructivos, es bueno involucrarlos sin agobiarlos. Si son negativos, es positivo tenerlos identificados y que estén informados sobre la versión oficial de la empresa.

* Ten en cuenta que la comunicación informal no sigue rutas fijas; es caótica. Al gestionarla, hay determinados nodos a los que llega y donde se multiplica. Debes trabajar con estos nodos, con las personas que tienen trascendencia. Puedes canalizar esta información interna informal hacia elementos como la innovación, o hacia ideas que se generan en el nivel periférico (y poco conocido) de la organización.

* En algunos casos estos rumores se usan como instrumento para dar intensidad a la organización. Lo peor es caer en la laxitud organizacional, y la tensión se puede mantener por los rumores, que se convierten en una forma de incrementar la intensidad del trabajo

* Incluso se pueden usar para determinar qué candidatos pueden resultar adecuados para un puesto determinado. Es algo así como lanzar globos sonda para pulsar la reacción de la compañía ante uno u otro candidato.

Anuncios

Acerca de Charo Trigo
Especialista en Comunicación Organizacional, Responsabilidad Social, Gestión del Cambio, Cultura Organizacional, Capacitación. Licenciada con tres títulos de grado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de la República del Uruguay. PMP by PMI Internacional, Coach Ontológico y Formadora en Responsabilidad Social diplomada por REDUNIRSE y UBA. Diploma en Investigación Social de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República del Uruguay cursado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: